Mordisquitos Con Azúcar: Mmmmm... ¡No soy yo! (Cupcakes de chocolate negro con chips de chocolate blanco)

9 de septiembre de 2013

Mmmmm... ¡No soy yo! (Cupcakes de chocolate negro con chips de chocolate blanco)

¡Hola! Soy la Carol de anoche a la 1 de la mañana, ¿Qué tal?.

Ahora mismo estaré en una de mis clases de la Universidad, porque he empezado hoy el curso (pobre de mí). Pero, ¿sabéis qué? ¡Que ya es el último! La última vuelta al cole de mi vida... Me hago mayor.


Pues ayer, para despedir las vacaciones como se merece (o lo que me quedaba de ellas) hice estos Cupcakes de chocolate negro con chips de chocolate blanco


La receta es del libro de Alma Obregón 'Objetivo: Cupcake perfecto' y de la cual podéis encontrar otra versión parecida en su blog.
Os dejo la del libro, que es la que yo he usado:

CUPCAKES DE CHOCOLATE NEGRO CON CHIPS DE CHOCOLATE BLANCO (12 Cupcakes)
- Para el bizcocho:
115 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
120 g de azúcar blanco
3 huevos
150 g de harina
50 g de cacao en polvo sin azúcar
1 cucharadita y media de levadura en polvo
1 cucharadita de extracto de vainilla
140 ml de leche semidesnatada (Yo no tenía, así que usé desnatada. Podéis usar la que tengáis)
130g de chips de chocolate blanco (Me ha costado lo mío, pero al final los encontré de la marca Valor. Es mejor si los pasáis por harina, para que no se vayan al fondo de la masa)

- Para el buttercream de chocolate suave:
250g de mantequilla a temperatura ambiente
250g de azúcar glas
2 cucharadas de leche semidesnatada (o la que tengáis)
150g de chocolate negro

Preparamos el molde para cupcakes con las cápsulas y precalentamos el horno a 180ºC. Tamizamos la harina, la levadura y el cacao en un bol, lo removemos bien, y lo reservamos. Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que se integre bien y la mezcla se vuelva blanquecina. Añadimos los huevos, uno a uno, y batimos bien. Añadimos la mitad de la mezcla de harina y batimos a velocidad baja (¡Baja! No vayáis a llenar todo de harina, os lo digo por experiencia). Cuando esté bien mezclado, añadimos la leche con el extracto de vainilla disuelto y seguimos batiendo. Añadimos la otra mitad de la mezcla de harina y batimos a velocidad baja (¡Baja!) hasta que la mezcla esté integrada. Añadimos con una espátula los chips de chocolate blanco.
Llenamos las cápsulas de papel hasta la mitad o dos tercios con ayuda de una cuchara para bolas de helado. Horneamos 10-15 minutos o hasta que al pinchar un palillo en los cupcakes salga limpio:


Los dejamos en el molde 5 minutos y luego los pasamos a una rejilla para que se enfríen mientras preparamos el buttercream.

Derretimos el chocolate al baño maría o en el microondas con unas gotitas de agua (yo lo hago en el micro) y lo dejamos templar. Tamizamos el azúcar glas y lo ponemos en un bol con la mantequilla y la leche. Tapando el bol (si no queréis acabar de mantequilla y azúcar hasta las cejas), batimos a velocidad baja un minuto. Subimos la velocidad a media-alta y batimos otros 5 minutos. Añadimos el chocolate templado (¡si está caliente la mantequilla se nos derretirá y no valdrá para nada!) y batimos 2 o 3 minutos más. Cuanto más batamos mejor, más consistente será la crema.
Decoramos nuestros cupcakes con ayuda de la manga y una boquilla de estrella abierta (yo uso la 1M de Wilton). Desde el centro hacia fuera, en el sentido de las agujas del reloj y, ¡chaán chaaaaaaán!:


¿Véis ahí arriba uno un poco más raro verdad?
Pues es que me decidí a probar el chocolate plástico para adornar algunos de los cupcakes con unas florecillas... Encontré la receta de Joy of Baking, ¡y me lancé con ella a la aventura!:

CHOCOLATE PLÁSTICO
200g de chocolate negro
60ml de sirope de maíz

Derretís el chocolate al baño maría o en el microondas con unas gotitas de agua (yo usé el micro). Cuando esté bien derretido, lo retiráis del fuego y añadís el sirope de maíz, removiendo hasta que esté bien incorporado. Lo metéis en una bolsa de congelar y lo dejáis en la nevera 2 horas, hasta que esté listo para modelar.
Con el calor de las manos enseguida se pone moldeable y podéis amasarlo y adornar vuestros cupcakes con él. Si se os empieza a derretir cuando lo moldeáis, metedlo en la nevera hasta que vuelva a estar firme, y así hasta el infinito.Yo usé la técnica que todos hemos usado de pequeños en el cole para hacer rosas de plastilina, porque de momento no tengo cortadores de pétalo.
Pero no están tan mal, ¿no?


El conejillo de indias tenía que dar el visto bueno, así que preparé una cajita con algunos de estos cupcakes para mi chico y, ¡directa a su casa!


Preocupada por si soportarían el traqueteo del tren y del metro...


Pero llegaron sanos y salvos, y lo mejor:


¡Estaban buenísimos!
¡Espero que os gusten y que os animéis a probarlos en casa!
En fin, yo voy a seguir atendiendo en clase... ¡Prometo más en cuanto tenga un ratito libre!
¡Besitos dulces!

2 comentarios:

Me encanta leer vuestros comentarios y conocer vuestra opinión, ¿me dejas el tuyo?
¡Muchas gracias por leerme!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...