Mordisquitos Con Azúcar: ¡Por fin! ¡Cupcakes de merengue de limón! (¡Y palomitas de toffee!)

18 de septiembre de 2013

¡Por fin! ¡Cupcakes de merengue de limón! (¡Y palomitas de toffee!)

¡Por fin!
¡Las ganas que tenía de compartir esta receta con vosotros!


Pero no podía... ¡Porque los estaba guardando para el cumple de mi chico! ¡Muahahahahahaha! (Risa de bruja malvada).
Es que quería que fuera una sorpresa, ¡jolín!



No sabéis... No sabéis lo que me ha costado guardar la sorpresa estos dos días (aunque mi madre casi la lía el otro día cuando después de cenar todos suelta que "si no le vas a decir si quiere uno de esos que has hecho". Ay, mamá...) y aguantar sin que los probase y sin enseñárselos ni a él, ni a vosotros... De hecho, las únicas que los han visto han sido mi madre y mi compañera María, aunque esta última ha sido en foto y no los ha podido probar (ay, tía, es que estos tienen que estar en la nevera... ¡Los próximos, lo prometo!).


Pero no pasa nada, ¡porque ya están aquí!. La receta de estos Cupcakes de merengue de limón es del libro de Alma Obregón 'Objetivo: cupcake perfecto', aunque adaptando un poco las cantidades. Os vais a hartar, ¡porque me encanta este libro! ¡Es genial!

CUPCAKES DE MERENGUE DE LIMÓN (Con estas cantidades me salieron 9 cupcakes)
-Para el bizcocho:
60g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
110 g de azúcar blanco
2 huevos M
100g de harina
3/4 cucharadita de levadura en polvo
60ml de leche semidesnatada (yo usé desnatada porque no tenía otra, pero podéis usar la que queráis)
1/2 cucharadita de extracto de vainilla

-Para el relleno:
2 limones
60ml de agua
50g de azúcar blanco
25g mantequilla
1 huevo M

-Para el frosting de merengue italiano:
2 claras de huevo
90g de azúcar blanco
50ml de agua
1/2 cucharada de sirope de maíz

Preparamos el molde para cupcakes con las cápsulas y precalentamos el horno a 180ºC. Tamizamos la harina y la levadura en un bol, lo removemos bien y reservamos. Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que se integre bien y la mezcla se vuelva blanquecina. Añadimos los huevos, uno a uno, y batimos hasta que la mezcla sea homogénea. Añadimos la mitad de la harina y, tapando el bol, batimos a velocidad baja. Añadimos a continuación la leche con el extracto de vainilla disuelto y batimos hasta que se integre. Añadimos la otra mitad de la harina y batimos a velocidad baja, subiendo poco a poco, hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.
Llenamos las cápsulas hasta la mitad o dos tercios con la ayuda de una cuchara para bolas de helado y horneamos durante 10-12 minutos o hasta que al pinchar un palillo salga limpio:


Los dejamos enfriar en el molde 5 minutos y luego los pasamos a una rejilla. ¡Aguantad sin comerlos, que todavía queda!

Para preparar el relleno ponemos en un cazo la ralladura de los limones, su zumo, el agua, el azúcar, la mantequilla y el huevo batido. Lo mezclamos todo y lo ponemos a calentar a fuego lento, removiendo de vez en cuando, hasta que espese (si os tarda mucho tiempo, podéis dejar enfriar la crema y espesará según va templándose). Cuando los cupcakes estén fríos, hacemos un agujero en ellos con ayuda de un descorazonador de manzanas o un cuchillo, los rellenamos con la crema de limón y ponemos el taponcito de bizcocho para taparlo. Yo además les puse una capita de crema por encima para que el taponcito se pegase más (excusas, excusas...Cuando la probéis me entenderéis).

Y por último, preparamos el merengue suizo. Mezclamos el agua con el azúcar y el sirope de maíz en un cazo y lo ponemos a calentar hasta que al echar una gotita de la mezcla en un vaso de agua fría se convierta en una bolita blandita. Mientras, montamos las claras a punto de nieve.
¡Aviso! Tienen que estar súper montadas. Híper montadas. ¡Tienen que hacer honor a su nombre y estar blancas y brillantes como la nieve! Os lo digo por experiencia mía y de mi madre, que, cuando me vio desesperada porque al hacer el siguiente paso se me bajaban, se apiadó de mí, cogiendo otro par de huevos y montándolas ella.
Cuando el almíbar esté listo lo echamos sobre las claras sin parar de batir, poco a poco, como si fuera un hilillo, y con cuidado de que no caiga en las varillas de la batidora. Batimos, batimos y batimos hasta que el merengue esté brillante (si queréis podéis añadir media cucharadita de extracto de limón, aunque para mi gusto con la crema del bizcocho es suficiente).
Decoramos los cupcakes con nuestro merengue y, si queréis, lo podéis quemar un poquito con un soplete de cocina o con el grill del microondas (y si no, ¡pues os perderéis la parte más chachi de la receta!Con lo que mola quemar con soplete...):


¡Y listos!


Yo no los he probado hasta hoy, porque me daba pena probarlos sin mi novio y antes de dárselos (soy muuuuuuy cursi ¿vale?) pero mi madre ha repetido sin parar estos días que estaban muy buenos, más que "los otros que hiciste tan empalagosos y con tanto chocolate".
Desde aquí quiero agradecer a la Carol del domingo por haber guardado aparte unos pocos, por si acaso... Eres una tía lista, ¡sigue así!

Así que a cambio, y para saciar mis ganas de cocinar para él y limpiar mi conciencia de no poder sacar los cupcakes, hicimos juntos estas Palomitas de toffee y, aunque el plan inicial era tomarlas viendo 'Breaking Bad', al final mi madre no se pudo resistir a ellas y acabó uniéndose a nosotros y, como ella no sigue la serie, acabamos viendo un programa de debate en la tele (y fue una mala idea, porque estas palomitas están tan buenas que no te enteras de nada del debate y, es más, te da exactamente igual jajajajaja).

PALOMITAS DE TOFFEE (Del libro 'Palomitas', de Hannah Miles)
Granos de maíz
2 cucharadas de aceite de oliva suave
(Podéis sustituir el maíz y el aceite por una bolsa de palomitas de microondas sin sal. Yo no tenía así que en vez de echar sal a la salsa de toffee, las usé con sal)
70g de mantequilla
100g de azúcar moreno
60ml de sirope de maíz
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 pizca de sal (si las palomitas no tienen)

Si usáis maíz, calentamos el aceite y echamos los granos de maíz. Tapamos y, cuando empiecen a explotar, agitamos bien la olla hasta que los estallidos pasen a ser menos frecuentes. Ponemos las palomitas en un bol. Si usáis palomitas de microondas, las hacemos según el envase.
Ponemos la mantequilla, el azúcar moreno, el sirope de máiz, el extracto de vainilla y una pizca de sal (si las palomitas no tienen) en un cazo y calentamos a fuego lento hasta que la mezcla burbujee, sea dorada y más o menos densa. Echamos la salsa de toffee sobre las palomitas con cuidado de no quemarnos, las removemos muy bien y dejamos templar un poco:


¡Están muy muy buenas! ¡Se acabarán sin que os deis cuenta!
Os quejaréis hoy de pedazo de entrada, ¿no?
Pues ale, ¡todo el mundo a cocinar!

2 comentarios:

  1. Hola Carol. Acabo de aterrizar en tu blog y me quedo como seguidora con tu permiso.
    Estas palomitas me las apunto, que tienen que estar de muerte.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Inma! Muchas gracias!
      Están muy buenas, sí, desde que las descubrí no puedo ver una peli sin ellas!
      Espero que te gusten y que me cuentes qué tal cuando las hagas :)
      Ahora me paso por tu blog, un besito.

      Eliminar

Me encanta leer vuestros comentarios y conocer vuestra opinión, ¿me dejas el tuyo?
¡Muchas gracias por leerme!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...