Mordisquitos Con Azúcar: ¡Soy feliz! Galletas de mantequilla... O cupcalletas

8 de octubre de 2013

¡Soy feliz! Galletas de mantequilla... O cupcalletas

Y es que mirad qué cucada... ¡Decidme si no es para estarlo!


Ay... Qué monas son mis pequeñas cupcalletas. Sí, he dicho cupcalletas.

Hoy os traigo unas Galletas de mantequilla que están buenas no, lo siguiente. Fijaos si están buenas que las ha comido mi novio, sus padres, su hermana, mi compañera (¡esta vez sí!), mi hermano, la novia de mi hermano, mi madre... ¡y hasta mi padre!
Y para que mi padre coma algo dulce, ya os digo yo que tiene que estar bueno.
Están taaaaaaan ricas...
¿Os acordáis de esas galletitas alemanas/danesas que vienen en una lata bien colocaditas? ¿Las 'buttercookies'? A las que tenía un vicio increíble de peque, dicho sea de paso.
¡Pues son igualitas!

Y para demostraros que son iguales que las que venden
os pongo mi lata de galletas detrás... Por si todavía os
quedaban dudas jajaja 

Os aviso de que son muy, muy adictivas... Sólo os digo que hice muchísimas y duraron poco más de un día.
La receta la adapté de la de Bea:

GALLETAS DE MANTEQUILLA (¡Yeah!¡Buttercookies!)
250g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
250g de azúcar glas
1 huevo
650g de harina
Leche
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 cucharadita de extracto de almendra

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que el azúcar se integre y la mezcla aumente un poco su volumen y se vuelva blanquecina. Añadimos el huevo ligeramente batido y batimos hasta que esté bien integrado. Echamos a continuación los extractos y, batiendo a velocidad baja pero sin parar, vamos añadiendo la harina tamizada a cucharadas. Cuando la masa se desmigue, añadimos un chorrito de leche y batimos. Repetimos esto último hasta que la masa vuelva a ligarse. (Si al final os pasáis con la leche y os queda la masa muy líquida añadid harina y batid hasta que vuelva a ser espesa, ¡pero sin que vuelva a desmigarse, que entonces tendréis que volver a añadir leche!).
Ya tenemos lista la masa. 
Ahora espolvoreamos un poco de harina sobre la superficie en la que vamos a amasar y sacamos la masa del bol. La amasamos y la estiramos con nuestro rodillo (podemos poner unos palillos a los lados para asegurarnos de que toda la masa tiene el mismo espesor):

¡Esto es disfrutar una tarde de sábado, señores!

Cogemos nuestro cortador de galletas y empezamos a cortar la masa:


Ponemos las galletas sobre papel de horno:


Y vamos haciendo capas de galletas con papel de horno entremedias de cada capa:


Metemos las galletas en la nevera y las dejamos dos horas como mínimo (cuanto más tiempo las dejéis, mejor. Os recomiendo dejarlas de un día para otro).
Cuando hayan estado en la nevera el tiempo suficiente para que estén duras, ¡están listas para el horno!
Precalentamos el horno a 180ºC.
Horneamos la primera capa de galletas hasta que los bordes empiecen a estar doraditos durante 10-12 minutos, depende de cada horno. (Mientras horneáis cada capa mantened las demás en la nevera, que si no la masa se empezará a derretir...)


Y repetimos con cada capa:


Aviso importante: no dejéis que se las coman así, ¡que hay que ponerlas guapas! Os va a costar mucho aguantar y empezaréis a comeros las más feas, las que se os partan, las que se os quemen de más... ¡No paséis de ahí! ¡Ni dejéis que pasen! 
Sed fuertes y no sucumbáis al chantaje emocional cuando os digan que sólo les dais las feas.

¡Pasamos a decorarlas! O no...

GLASA REAL PARA DECORAR GALLETAS
2 cucharadas de merengue en polvo o albúmina (Yo no tenía, así que utilicé 2 claras de huevo) 
375g de azúcar glas
4 cucharadas de agua (No necesarias si utilizáis claras en vez de merengue)
Extracto del sabor que queramos
Colorantes en pasta o gel

Tamizamos el azúcar glas. 
- Si utilizamos merengue en polvo o albúmina (cosa que haré sin dudar la próxima vez, porque no os podéis hacer una idea de la que monté con las claras) lo ponemos con el agua y el azúcar glas tamizado en el bol de la batidora y batimos durante unos minutos hasta que parezca una pasta de dientes.
- Si utilizáis claras de huevo, las batimos un poco con un tenedor hasta que hagan espuma. Añadís 1/3 del azúcar glas tamizado y empezáis a batir a velocidad baja. Seguimos batiendo y añadiendo el resto del azúcar glas a cucharadas. Cuando empiece a coger consistencia añadimos el extracto del sabor que queramos y volvemos a batir añadiendo azúcar glas hasta que parezca una pasta de dientes.
Esta sería nuestra glasa de delineado. Separamos la que necesitemos y la dividimos para teñirla de los colores con los que queramos decorar los bordes de nuestras galletas. Llenamos nuestras mangas pasteleras con ella para delinear las galletas (yo uso la boquilla número 3 de Wilton).


Para la glasa de relleno añadimos una cucharada de agua a la glasa que nos quedaba en el bol. Batimos y continuamos batiendo y añadiendo agua hasta que nuestra glasa se vuelva un poco más líquida que la de delineado. La dividimos para teñirla de los colores que queramos y, ¡empezamos a pintar nuestras galletas!


Primero delineamos el borde con la glasa de delineado y dejamos que se seque unos segundos. Luego rellenamos la galleta con la glasa de relleno.
Si queréis hacer detallitos en vuestras galletas y que queden al mismo nivel del resto de la glasa, sin relieves (como los puntitos de las cápsulas de las mías), aplicad la glasa del color del que queráis hacerlos encima de la glasa de relleno que habéis puesto (sin esperar a que se seque).


Después si queréis, podéis añadir detalles más pequeñitos y con relieve con una manga con una boquilla más pequeña (como la 1 de Wilton) cuando la glasa se haya secado. 


Y ya sólo queda... ¡Pasar un finde muy chachi pintando galletas!
Cuidado con aquellos novios golosos que os dirán que también quieren pintarlas pero cuyo plan es en realidad zamparse dos galletas de cada tres que pintan.

Aquí una servidora feliz de la vida con sus cupcalletas

Espero que os animéis y que disfrutéis haciéndolas.
Y si os da mucha pereza lo de decorarlas, pues las hacéis y os las coméis sin pintar, ¡que os van a encantar igualmente!. Total, así os ahorráis el sufrimiento de ver cómo desaparecen cruelmente del plato con el trabajo que os han costado jajaja...
¡Besitos dulces!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta leer vuestros comentarios y conocer vuestra opinión, ¿me dejas el tuyo?
¡Muchas gracias por leerme!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...